Cuándo hacemos referencia a la reputación online, nos referimos a lo que los demás hablan de nosotros, en cambio la identidad digital es el contenido que se genera directa e indirectamente sobre nosotros.

Muchas veces las empresas olvidan la importancia de su identidad online, esta se refiere a toda la información que se expone en la internet y habla sobre la empresa, temas importantes como los productos, servicios y valores de la misma, además todo aquello que se publica por terceros sobre la empresa, forma parte de esta identidad como opiniones de los clientes sobre nuestros productos o servicios.

Es una realidad que las redes sociales forman parte de nuestros canales de comunicación y constituyen un elemento clave en la reputación online de empresas y personas. Sólo en números el 42% de la población mundial utiliza este medio.  La realidad es que el mayor peso de la identidad online de una empresa es lo que se cuenta por terceros, incluso lo que los colaboradores de la empresa hacen en redes sociales puede afectar no solo la reputación del colaborador, también la de la empresa.

Como empresa, los aspectos claves para cuidarse de los riesgos cibernéticos que pueden crear brechas en la reputación como publicaciones difamatorias, suplantación de identidad, fuga de información, entre otros, deberá incluirlos en un plan preventivo y correctivo de reputación online.

Entre los casos más comunes de riesgos cibernéticos en redes sociales tenemos:

Los malwares son uno de los ataques más comunes, se presentan por medio de páginas web fraudulentas que contienen softwares maliciosos, también pueden incluir archivos adjuntos contaminados. La mejor forma de protegernos contra este riesgo no tiene costo, simplemente es recordar no descargar archivos o aplicaciones de páginas no oficiales. Otro dato es verificar el enlace o el archivo antes de abrirlo en la siguiente página: https://www.virustotal.com/gui/home, desde este link puede validar que la página o el archivo no contenga algún tipo de malware.

Robo de identidad es un tipo de engaño en dónde por ejemplo recibes la invitación de un supuesto amigo por Facebook, sin embargo el link te lleva a un página que simula ser Facebook, pero en realidad es un sitio falso en dónde roban tus datos y duplican tu identidad. Este caso es muy común en temas de extorsión.

El ciberacoso, este delito es uno de los que más me preocupa y en mi opinión de los más graves en medios sociales, pues no solo afecta a adultos, el foco de muchos ciberdelincuentes suelen ser niños. El cyberbulling, grooming o sexting son ejemplos de estos ataques, los cuales en ocasiones tienen consecuencias lamentables. Es importante que los padres controlen el uso de los medios digitales por parte de sus hijos.

Hemos hablados de ejemplos de ciberataques. Veamos algunos casos de cómo las redes sociales pueden impactar la reputación online de una empresa, de no contar con los mecanismos para controlar la reputación en línea y el manejo de su información.

  1. Caso 1: Una campaña difamatoria utilizando redes sociales como Instagram, Facebook incluso whatsapp, enviando no solo videos, también compartieron imágenes y audios, estos mismos fueron difundidos por usuarios de las diversas redes, pues creyeron en los mensajes.
  2. Caso 2: Perfiles duplicados de personas famosas, incluso empresas, que comparten material no adecuado que daña la imagen y reputación de la persona o empresa.


Como observamos una adecuada revisión de nuestros planes sobre ciberseguridad y reputación online, son fundamentales para el cuidado de nuestra reputación. Es mejor ser pro-activo que re-activo, pero es importante tener planes que permitan tener respuestas antes amenazas que se materialicen.

Leave a Reply