La tecnología cambia la forma en que estábamos acostumbrados a vivir. Hoy día estar conectados es muy simple, la cantidad de eventos asociados a la hiper-conectividad son muy grandes, en este momento puedo estar conversando con mi madre que vive en Panamá y adicional enviando un correo a un cliente en México, la forma de interacción es instantánea, las comunicaciones son sencillas al paso de un clic, se trabaja de forma natural aunque se esté distante, sin embargo, esta inmediatez supone retos para las empresas que ofrecen estos servicios, uno de los cuáles son las infraestructuras técnicas, se depende de infraestructuras que deben ser robustas y seguras para que sean confiables. Ya no está claro lo que está cerca, de lo que está lejos, se crea un nuevo concepto de fronteras que nos hace preguntarnos si el concepto de país en este contexto es correcto.

El Internet Móvil supone un cambio en la forma de comunicarnos, para esta evolución han pasado muchos años y grandes avances significativos, las primeras conexiones a internet móvil se dieron a principios de los años noventa con la primera red estándar de protocolo GSM que incluso hoy día funciona, con esta red iniciamos los primeros mensajes es decir los SMS y las primeras conexiones a Internet desde el móvil utilizando GPRS, luego seguimos evolucionando pasando por protocolos WAP, 3G, hasta llegar al Smartphone, los teléfonos inteligentes crean una nueva forma de estar conectados, mediante un teléfono podemos enviar email, hacer videos llamadas, editar fotografías, llevar nuestra oficina en el bolsillo, los Smartphone demandan mejoras en las redes y hoy día contamos con LTE, con la velocidad en que van las mejoras en los dispositivos móviles la demanda de velocidades supone mejoras en los protocolos y esto presume grandes retos.

Otro cambio significativo es la forma de guardar la información, “La nube”, nos permite poder almacenar información que es posible acceder desde cualquier ubicación con una conexión a internet, existen nubes públicas como la que nos ofrece Google y Dropbox, igualmente estas empresas ofrecen servicios de pago de nubes privadas, la diferencia radica en los espacios de almacenamiento a los que tenemos acceso y los niveles de seguridad que podemos implementar.

Aún recuerdo la época en dónde la forma de compartir y mostrar mis fotos era por medio del álbum de mi mamá, las redes sociales vinieron a revolucionar la manera de mostrarnos, nos permiten compartir con grupos de personas con gustos afines, sin embargo, debemos tener cuidado con la dimensión en que interactuamos en redes sociales, hasta qué punto las personas que están en nuestras redes son conocidas, hasta qué punto una foto o comentario (post) que parece insignificante puede ocasionarnos inconvenientes. El “me gusta (like)” es la nueva forma de aprobación y nos hace creer que si una foto no tiene muchos me gusta algo está mal en nosotros.

Otro cambio significativo en nuestra forma de vivir hoy día es el “Internet de las cosas”, este cambio lo explico con un ejemplo: estoy llegando a mi casa luego de un largo día de trabajo y envío un mensaje al aire acondicionado de mi casa para que al momento de llegar la sala este con una temperatura agradable, esto lo permite el internet de las cosas. El internet de las cosas es el concepto que nos indica que cualquier dispositivo puede estar conectado a internet en cualquier momento en cualquier lugar. Algunos ejemplos son los reguladores de luz, los televisores inteligentes, ropa inteligente, entre otros.

Un tema del cuál deseo aprender y seguir investigando es sobre “La Inteligencia Artificial”, la IA es un tema que despierta sentimientos encontrados, la creación de Robots inteligentes que pueden suplir ciertos trabajos crea recelo entre las poblaciones por los problemas de desempleo y la desaparición de algunas plazas de trabajo actuales que la tecnología está desplazando, sin embargo es necesario centrarnos en que los retos siempre traen oportunidades y la evolución tecnológica crea diversas disciplinas que crean nuevas plazas de empleo y como explican los expertos en un futuro existirán plazas de empleo que hoy día no se conocen.

¿Cómo me afecta a mí la hiper-conectividad? Mi realidad es, que estar hiperconectada es mi día a día, cuento con repositorios de información en la nube, dos celulares, un servidor web, una laptop y una Tablet, cada mañana lo primero que hago es mirar en Google para ver cómo va a estar el clima, revisar el correo de la oficina y luego el personal, todos mis software funcionan en la Nube, los sistemas de mi casa utilizan internet por lo que si mi madre no sabe cómo conectar algo, yo lo hago remotamente, ahora que estoy en Madrid termino mi día con una video llamada por Skype y lo más probable realice llamadas a mi país utilizando WhatsApp. Con este relato lo que trato de explicar es que estar hiperconectada es muy importante en mi diario vivir, si no cuento con un dispositivo móvil algunas de mis funciones diarias se detienen y pueden generarme inconvenientes, en definitiva, si algo ocurriera con la conectividad sería bastante complicado comunicarme puesto que hasta mi agenda de contactos la manejo por web. Considero que la conectividad nos permite romper barreras y estar en contacto inmediato, sin esta conectividad no sería posible estar en otro país y ver diariamente a mi familia, sin embargo considero que siempre es bueno dejar al lado la conectividad (es decir celulares, tabletas, otros) y desconectarnos en unas bellas vacaciones en un lugar de nuestra preferencia.

Leave a Reply